text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Domingo Docampo extrapola la metodología del Ranking de Shanghai para clasificar las universidades Iberoamericanas

      
Domingo Docampo, catedrático del departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones en la Universidad de Vigo.
Domingo Docampo, catedrático del departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones en la Universidad de Vigo.
En 2006, el profesor Domingo Docampo empezó a analizar la metodología del Ranking de Shanghai y en 2012 elaboró un informe en el que, siguiendo dicha metodología, clasificaba todas las universidades españolas, permitiendo así saber qué posición ocupan las universidades españolas que no aparecen en el Shanghai.
 
Dando continuidad a sus estudios anteriores, este año, Domingo Docampo ha publicado un segundo informe que contiene la versión expandida de la metodología del Ranking de Shanghai, en esta ocasión aplicada a las universidades iberoamericanas, incluyendo la práctica totalidad de las universidades (400) con producción científica de ámbito internacional.

1. Para aquellos que no lo conozcan, ¿podría explicarnos brevemente qué es el conocido como Ranking de Shanghai?
Se trata de una clasificación de universidades de investigación que lleva a cabo anualmente la Universidad Shanghai Jiao Tong. Utiliza cinco indicadores que miden la producción científica en cantidad y calidad, el número de investigadores con elevado nivel de citas y los antiguos alumnos o profesores que han recibido el Premio Nobel o la Medalla Field’s, su equivalente en Matemáticas. Hay un sexto indicador compuesto que agrega los anteriores y los pondera por el número de profesores a tiempo completo de la institución. Finalmente, los seis indicadores se agregan y se otorga una puntuación numérica final en función de la mejor institución, que recibe 100 puntos.

2. El año pasado realizó un informe sobre la clasificación de las universidades españolas en la edición 2012 del Shanghai Jiao Tong Academic Ranking of World Universities y este año ha elaborado una clasificación de las universidades latinoamericanas. ¿Nos podría explicar brevemente en qué consiste este informe?
El Academic Ranking of World Universities (ARWU) clasifica hasta un total de 500 universidades; entre ellas hay solamente 24 de España, Portugal y Latinoamérica. Las universidades que no aparecen entre las 500 desconocen cuál habría sido su puntuación, de haberse hecho un ranking con más instituciones. Hasta el año pasado se desconocía el mecanismo de asignación y ponderación del ranking, debido a la ambigüedad de la metodología expuesta por sus autores en la red. Uno de mis trabajos desentrañó los mecanismos del ranking y me permite clasificar a cualquier universidad según los parámetros del ranking de Shanghai. Utilizando los resultados de ese podemos clasificar a las universidades que no aparecen entre las 500 de Shanghai.

3. Este informe presenta una visión exhaustiva del panorama de la Educación Superior en Iberoamérica teniendo en cuenta el nivel de excelencia de las universidades. Se han clasificado 400 universidades de España, Portugal, Latinoamérica y el Caribe, ¿qué universidades ocupan las primeras posiciones de este ranking y por qué?
El año pasado habíamos incluido en el informe un total de 200 instituciones; este año se ha hecho un esfuerzo para conseguir abarcar el espectro completo de la educación superior en los países de habla española y portuguesa, y hemos llegado a clasificar hasta 400 instituciones. Hemos clasificado las 200 primeras con su puntuación precisa, y entre la 200 y la 400 hemos agrupado alfabéticamente instituciones en bloques de 50, como también hace el ranking de Shanghai a partir de la posición 100. Lógicamente las universidades que ocupan las primeras 24 posiciones son las que aparecen en la edición de ARWU 2013. Entre ellas destacan las de mayor tamaño, dado que el ranking solamente otorga una mínima ponderación a la prestación investigadora per cápita. Así, vemos que la primera universidad, Sao Paulo, es también una de las más grandes, junto con la UNAM, segunda, y Buenos Aires, tercera. Las universidades españolas ocupan 10 de las 24 posiciones de cabeza, lo que se corresponde con nuestra tradición científica y riqueza.

4. En el Ranking ARWU 2013, hemos observado que aparecen 24 universidades iberoamericanas. En este ranking las cinco últimas universidades iberoamericanas que aparecen son la Universidad Técnica de Lisboa, Universidad de Chile, Universidad de Coimbra, Universidad del País Vasco y en último lugar la Universidad de Zaragoza. Esta clasificación debería coincidir con las universidades que aparecen en los primeros puestos en la clasificación de universidades iberoamericanas que usted nos presenta, pero no así, ¿podría explicarnos a qué se debe esto?
Como antes se indicó, ARWU solamente indica la puntuación numérica de las primeras 100 universidades, las demás aparecen en grupos de 50 o de 100 ordenadas alfabéticamente. Las instituciones a las que se refiere la pregunta aparecen en el tramo 400-500 ordenadas alfabéticamente. En el informe se presentan con su puntuación numérica precisa, por lo que la clasificación es diferente de la alfabética. En la edición 2013 las universidades de Granada y Pompeu Fabra han ascendido un escalón, han pasado de estar en el grupo 400-500 al 300-400, debido a la mejora de su productividad científica. La Universidad del País Vasco ha sido injustamente trasladada al grupo 400-500 porque su puntuación en el indicador de publicaciones en Science y Nature está mal calculado.


5. La última columna de la clasificación muestra la variación de puestos en el ranking en relación al 2012. La Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la Universidad de Costa Rica o la Universidad Rey Juan Carlos han ascendido considerablemente en el ranking pero otras como la Universidad de Évora, la Universidad del Valle o la Universidad Federal de Alagoas han descendido cuantiosamente, ¿a qué se deben estas variaciones tan grandes?
En primer lugar hay que señalar que tras la publicación del trabajo mencionado anteriormente hemos hecho notar que así como para los profesores solamente se tienen en cuenta los premios Nobel en las Ciencias, para los antiguos alumnos cuentan también los otros premios (Literatura y de la Paz). Los casos de la Mayor de San Marcos y Costa Rica tienen que ver con la puntuación que se deriva de dos premios Nobel: Mario Vargas Llosa, titulado de San Marcos y Premio Nobel de Literatura en 2010 y Óscar Arias Sánchez, titulado de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz en 1987. Los otros casos tienen que ver con los méritos en las publicaciones de calidad en las revistas Science y Nature. Este indicador tiene una ventana temporal de cinco años, los inmediatamente anteriores a la edición del ranking. Una subida indica que el año anterior profesores de la universidad han publicado en dichas revistas (Rey Juan Carlos). Una bajada indica que las universidades tenían publicaciones seis años antes del ranking, con lo que en este año han desaparecido de la ventana temporal de cálculo.

6. En 2012 predijo la posición de las universidades españolas en el Ranking de Shanghai, ahora ha realizado un nuevo informe sobre la clasificación de las universidades iberoamericanas siguiendo la metodología del ARWU, ¿Cuál es su siguiente reto?
Parte de mi investigación se centra en el análisis de sistemas universitarios utilizando parámetros de referencia internacional. He iniciado recientemente una cooperación con un colega de la Australian National University que ya ha empezado a dar sus frutos, y de la que espero salgan resultados interesantes que nos ayuden a poner en perspectiva los datos que nos ofrecen los rankings universitarios

7. Para aquellos interesados en ver su informe completo, ¿nos puede indicar dónde pueden consultar la totalidad del informe?
https://www.researchgate.net/publication/256373968_400_universidades_iberoamericanas_a_la_luz_
del_ranking_de_Shanghai_(edicin_2013)?ev=prf_pub

Además, desde hace unos años mantengo una cooperación con el grupo EC3 de Evaluación de la Ciencia y de la Comunicación Científica centrado en la Universidad de Granada, al que pertenecen también miembros de otras universidades. En la web Rankings I-UGR se ha incluido una sección en la que se recoge el informe completo sobre las universidades iberoamericanas a la luz del ranking de Shanghai. La dirección web es la siguiente: http://sci2s.ugr.es/rankinguniversidades/shanghai.php

Por otra parte, a quienes estén interesados en los entresijos de cálculo de indicadores del ranking, les vendrá bien consultar el siguiente artículo:

Docampo, D., "Reproducibility of the Shanghai academic ranking of world universities results". Scientometrics, 2013, 94(2) 567-587. 
(https://www.researchgate.net/publication/221670159_Reproducibility_of_the_Shanghai_academic_ranking_
of_world_universities_results?ev=prf_pub)

Otros dos trabajos que pueden interesar a los lectores de esta noticia se refieren a la utilización de ARWU para clasificar sistemas universitarios, y para analizar la prestación agregada por Comunidades Autónomas dentro de España:

Docampo, D. “On using the Shanghai ranking to assess the research performance of university systems”. Scientometrics, 2011, 86(1): 77-92.
(https://www.researchgate.net/publication/216807851_On_using_the_Shanghai_ranking_to_assess_the_research_performance
_of_university_systems?ev=prf_pub)

D. Docampo, F. Herrera, T. Luque-Martinez y D.Torres-Salinas, “Aggregate ranking of Spain's universities in the Shanghai Ranking (ARWU): Effect on autonomous communities and campuses of international excellence”. El profesional de la información, 2012, 21(4): 428-432. (http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/2012/julio/16.pdf)

Finalmente, pueden también estar interesados en los trabajos que he comenzado con mi colega Lawrence Cram. El siguiente artículo ha sido aceptado por la revista Scientometrics:

Docampo D., Cram L., “On the internal dynamics of the Shanghai ranking”. (http://www.researchgate.net/publication/253649645_On_the_Internal_Dynamics_of_the_Shanghai_Ranking/file/5046351fa176111d54.pdf)


Biografía: Domingo Docampo es doctor en Matemáticas por la Universidad de Santiago, catedrático del Departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones en la Universidad de Vigo, institución de la que fue Rector de 1998 a 2006. Fue director del Departamento de Tecnologías de las Comunicaciones de 1991 a 1996 y de la ETS de Ingenieros de Telecomunicación de 1988 a 1990. Además, formó parte de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) como vocal y  como Presidente de su comisión sectorial de I+D y de su Grupo de Convergencia Europea. Desde mayo de 2011 es el Delegado del rector para el Campus Digital, dentro del Campus do Mar.

Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.