text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Bibliotecas comunitarias de Lempira: la lectura como una herramienta de formación y dignificación humana

      
Autor: Global Humanitaria  |  Fuente: Flickr

El proyecto Fomentando la Cultura Lectora en Niños y Niñas de Lempiraimpulsado por la Fundación Blue LupinPlan Internacional Honduras se basa en bibliotecas comunitarias que funcionan de acuerdo a una metodología participativa donde los niños son el centro y los docentes y padres hacen de contención y apoyan las ideas. En entrevista con El Heraldo, la directora de Plan Internacional Honduras Belinda Portillo del Campo dialoga sobre éste proyecto enfocado a niños del país de comunidades de bajos recursos; idea que se ha convertido en un trabajo clave para la niñez hondureña en cuanto a cultura y educación.

» Estudio afirma que niños y jóvenes que leen frecuentemente tienen mejor futuro 

» 10 consejos para volverse un amante de la lectura 

 

 

 


Las bibliotecas funcionan en seis comunidades. Para poner en marcha el proyecto las dos organizaciones implicadas seleccionaron los lugares donde iban a estar y entregaron la idea a la propia comunidad, que se convirtió en gestora: “Las niñas y niños, los docentes, madres y padres de familia están al frente de todo, administran los recursos, construyen, equipan y animan la biblioteca”, asegura la directora de Plan Internacional.

 

 

 

Portillo del Campo destaca que la idea es que a través de la lectura los niños puedan “sembrar la base de sus proyectos personales en el futuro”. En cuanto al involucramiento que tienen durante todo el proceso afirma que “hacer bibliotecas requiere de sensibilidad porque es una tarea espiritual, por eso las niñas y los niños están presentes en las decisiones. Son ellos los que propusieron las ideas del mobiliario, los colores, y expresaron qué les gustaría leer”, haciendo de ésta una experiencia de lectura comunitaria y solidaria según sus palabras.

 

 

 

Las comunidades que se eligieron para montar las bibliotecas son zonas alejadas y de escasos recursos económicos. “Creo que si se ofrecen oportunidades se puede tener educación de calidad independientemente de la condición social. El desarrollo de la inteligencia no depende de donde se nace sino de la calidad de la educación que se puede ofrecer y que luego tendrá consecuencias en el desarrollo”, asegura Portillo del Campo.

 

 

 

La directora destaca que hay que fomentar la lectura para conocer el mundo ya que “la creatividad impulsa a dar lo mejor que un ser humano puede guardar en su corazón”. De ésta manera se han organizado en las bibliotecas jornadas de animación lectora en las que se lee, se escribe, se cuenta o se actúa. “Desarrollamos hábitos y habilidades de lectura que luego tendrán consecuencia en el aprendizaje”. También hay grupos de teatro, títeres y cuentacuentos. Además, en la modalidad “Mochila viajera” se llevan libros y teatro a otras zonas y a través del “Bolsito lector” los niños pueden llevar los libros a su casa para leer en familia.

 

 

 

Fomentando la Cultura Lectora en Niños y Niñas de Lempira 

 

El proyecto ha beneficiado

De manera directa a 846 niños de seis comunidades
De manera indirecta a 1.080 niñas y niños de 18 comunidades a través de la “Mochila viajera”
A 180 niños formados en teatro
Y a 48 padres que trabajaron voluntariamente en los comités locales de biblioteca y 22 docentes

 

 

 

Debido a la buena recepción del proyecto las organizaciones piensan construir 6 bibliotecas más. “Leer nos asegura la educación y una buena educación asegura un futuro con personas dignas que van a cambiar el mundo (…) La lectura nos permite conocer la cultura y nuestro propio espíritu; la lectura y el arte nos dignifican como seres humanos”, enfatiza Belinda Portillo del Campo.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.