text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Consejos para dejar atrás la impuntualidad

      

¿Qué determina que algunas personas, aún cuando que tenían un compromiso fijado hace semanas, de todos modos lleguen tarde? Nada más que una cuestión de hábitos. Lo real es que muchas veces esta costumbre puede traernos problemas de relacionamiento e incluso, si se trata de un trabajo o un compromiso formal, la impuntualidad puede ser tomada como falta de responsabilidad.

 

Lee también
» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK
» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes

 

Si bien las personas impuntuales tienen este hábito bastante arraigado, no es algo impensado de cambiar, existen mecanismos que puedes comenzar a poner en marcha para deshacerte de esta costumbre. 

 

1. Levántate sin merodear

Es la primera acción del día y la que determinará muchas de las restantes en el correr de la jornada. Ponerte 5 alarmas y apagarlas o posponerlas cuando comienzan a sonar es el primer error. Una buena idea para evitar hacerlo la próxima vez es poner la alarma fuera del alcance de tu cama, ya que esto te obligará a levantarte si no quieres seguir escuchando el molesto ruido.

 

2. Organiza el primer momento del día la noche anterior

Una buena manera de ahorrar tiempo es dejar las cosas listas para la mañana siguiente antes de irte a la cama. La finalidad de esto es que adelantes todo lo que te sea posible para tener más tiempo de moverte con tranquilidad cuando recién comienzas el día. Por ejemplo, puedes preparar la ropa que te pondrás para ir a trabajar o a la universidad.

 

3. Aprovecha el tiempo muerto
Por supuesto que todos necesitamos pasar ratos sin hacer nada, sin pensar en nada y sin sentirnos culpables por no estar haciendo algo “más productivo”; pero la próxima vez puedes probar optimizar ese tiempo en alguna tarea pendiente, como reorganizar tu guardarropa o cualquier actividad simple que hayas pospuesto.

 

4. Cuando tengas que irte de los lugares, ¡vete!

Ya sea del trabajo, de una fiesta o del supermercado. No estés dando vueltas pensando en que contestaras un e-mail más, que tomarás el último trago o que quizás te olvides de algo en la lista de compras. Tú conoces tus tiempos y sabes cuánto puede retrasar el resto de tus tareas no respetarlos. Así que cuando tengas que irte de algún lugar porque has llegado al límite del rato que podías estar allí, sin rodeos simplemente vete.

 

5. Organiza las tareas más difíciles para las horas del día en que estés más despierto

Dejar el trabajo tedioso para el final del día es algo que también le jugará en contra a la puntualidad, ya que si nos vamos a acostar por la noche totalmente rendidos será un sacrificio levantarnos por la mañana. Si tienes que hacer una tarea que sabes te lleva tiempo y esfuerzo, no la dejes para último momento.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.