text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 hábitos en tu rutina que mejorarán tu salud mental

      
Tener una buena <strong>salud mental</strong> influye también en tener una buena salud física; y la buena salud mental depende de algunas cosas como un buen <strong>descanso, evitar o no abusar del alcohol ni de ninguna sustancia nociva, llevar una buena alimentación y “poner a trabajar” al cerebro</strong> con distintos desafíos. Descubre que hábitos puedes incluir en tu rutina para mejorar tu salud mental. <br/><br/><strong><br/>5 hábitos en tu rutina que mejorarán tu salud mental</strong><br/><strong><br/>1 – Bebe suficiente agua</strong><br/>Nuestro cerebro está compuesto aproximadamente en un 70% de agua, por lo que es vital que bebamos suficiente agua para su correcto funcionamiento. Mantenernos hidratados mejora nuestro rendimiento cognitivo; y de hecho existen varios estudios que han demostrado que <strong>un pequeño descenso de agua en el cuerpo puede causar pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención.</strong><br/><strong><br/><br/>2 – Escucha a los demás</strong><br/><strong>Escuchar con atención a los demás</strong> te servirá para conocer y aprender más cosas, <strong>aportándole a tu cerebro información</strong> que hasta el momento desconocía; pero además, te ayudará a mejorar la atención y la escucha activa, que no es lo mismo que simplemente oír. <br/><br/><strong><br/>3 – Haz pequeños ejercicios por lo menos diez minutos al día</strong><br/>Pon a funcionar tu cerebro con algo que nada tenga que ver con tu trabajo o estudios por lo menos una vez por día durante diez minutos. <br/><br/>Puedes probar con distintas cosas como <strong>hacer cálculos</strong>, elegir una letra del abecedario y completar todos los nombres, tipos de frutas o comidas que conoces con ella (usamos estas categorías a modo de ejemplo y guía pero puedes elegir entre miles), realizar un <strong>sudoku, crucigrama, sopa de letras o cualquier otro juego del estilo que te haga pensar</strong> o hasta aplicar lo de elegir otro camino para llegar a un lugar y no ir por el tradicional. <br/><br/>En sí, existen muchas cosas que en el día a día puedes cambiar para <strong>desafiar y agilizar tu cerebro</strong>. Busca cualquiera de ellas y dedícale todos los días por lo menos diez minutos. <br/><br/><strong><br/>4 – Medita o no pienses en nada</strong><br/>Tanto la meditación como el ejercicio de quedar “en blanco” serán buenos para tu salud mental. Haz estos ejercicios para <strong>liberar el estrés y las tensiones del día</strong>. Puedes realizarlos por la noche antes de ir a la cama, en modo tranquilo y procurando no ser molestado por al menos, diez minutos. <br/><br/>Tómate este tiempo para reflexionar y agradecer lo vivido ese día. Aunque parezca que no tiene nada que ver, <strong>un estado mental de calma no solo nos ayuda a liberar tensiones sino que también nos ayuda a encarar todo con más claridad</strong>. <br/><br/><strong><br/>5 – Estimula tu creatividad</strong><br/>Ser creativo no es hacer todo el tiempo cosas asombrosas sino innovar en la manera de hacer algo, aunque sea en lo más simple; o también <strong>buscar hacer aquello que no haces en general y te predispone a la creatividad</strong>, como dibujar o pintar algo, escribir unas líneas, leer o <strong>buscar un pasatiempo que te entretenga pero que también ponga en funcionamiento tus neuronas</strong> (por lo que acá se suprimen los programas de televisión de chismes y ese tipo de contenidos).
Fuente: Shutterstock
Tener una buena salud mental influye también en tener una buena salud física; y la buena salud mental depende de algunas cosas como un buen descanso, evitar o no abusar del alcohol ni de ninguna sustancia nociva, llevar una buena alimentación y “poner a trabajar” al cerebro con distintos desafíos. Descubre que hábitos puedes incluir en tu rutina para mejorar tu salud mental.


5 hábitos en tu rutina que mejorarán tu salud mental


1 – Bebe suficiente agua

Nuestro cerebro está compuesto aproximadamente en un 70% de agua, por lo que es vital que bebamos suficiente agua para su correcto funcionamiento. Mantenernos hidratados mejora nuestro rendimiento cognitivo; y de hecho existen varios estudios que han demostrado que un pequeño descenso de agua en el cuerpo puede causar pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención.


2 – Escucha a los demás

Escuchar con atención a los demás te servirá para conocer y aprender más cosas, aportándole a tu cerebro información que hasta el momento desconocía; pero además, te ayudará a mejorar la atención y la escucha activa, que no es lo mismo que simplemente oír.


3 – Haz pequeños ejercicios por lo menos diez minutos al día

Pon a funcionar tu cerebro con algo que nada tenga que ver con tu trabajo o estudios por lo menos una vez por día durante diez minutos.

Puedes probar con distintas cosas como hacer cálculos, elegir una letra del abecedario y completar todos los nombres, tipos de frutas o comidas que conoces con ella (usamos estas categorías a modo de ejemplo y guía pero puedes elegir entre miles), realizar un sudoku, crucigrama, sopa de letras o cualquier otro juego del estilo que te haga pensar o hasta aplicar lo de elegir otro camino para llegar a un lugar y no ir por el tradicional.

En sí, existen muchas cosas que en el día a día puedes cambiar para desafiar y agilizar tu cerebro. Busca cualquiera de ellas y dedícale todos los días por lo menos diez minutos.


4 – Medita o no pienses en nada

Tanto la meditación como el ejercicio de quedar “en blanco” serán buenos para tu salud mental. Haz estos ejercicios para liberar el estrés y las tensiones del día. Puedes realizarlos por la noche antes de ir a la cama, en modo tranquilo y procurando no ser molestado por al menos, diez minutos.

Tómate este tiempo para reflexionar y agradecer lo vivido ese día. Aunque parezca que no tiene nada que ver, un estado mental de calma no solo nos ayuda a liberar tensiones sino que también nos ayuda a encarar todo con más claridad.


5 – Estimula tu creatividad

Ser creativo no es hacer todo el tiempo cosas asombrosas sino innovar en la manera de hacer algo, aunque sea en lo más simple; o también buscar hacer aquello que no haces en general y te predispone a la creatividad, como dibujar o pintar algo, escribir unas líneas, leer o buscar un pasatiempo que te entretenga pero que también ponga en funcionamiento tus neuronas (por lo que acá se suprimen los programas de televisión de chismes y ese tipo de contenidos).

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.