text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Aspectos formales a incluir en un trabajo académico

      
Fuente: Shutterstock

Los trabajos académicos requieren de cierta estructura que debes respetar para que sean aceptables, y esto es aparte del tema que se esté tratando. Se trata de la presentación, la estructura y la organización del trabajo, a los que con frecuencia se les resta importancia debido a que se enfocan todas las energías en el contenido del mismo. A continuación te ofrecemos una guía sobre lo que no debes olvidar incluir en un trabajo académico.

 

Lee también
» 5 recursos online para realizar buenas presentaciones
» Consejos para terminar la tesis
» 4 pasos que te ayudarán a organizar tu tiempo para estudiar

 

8 ítems que debes incluir en un trabajo académico


1 – Portada

Dependiendo de la asignatura y la carrera que estudies podrás hacer una portada más formal o más creativa, ya que debe ir acorde con el contenido del trabajo. Por ejemplo, si lo que vas a presentar es un análisis sobre derecho penal, no conviene que incluyas una portada llena de colores y tipografías extrañas; pero si en cambio la asignatura tiene que ver con la creatividad entonces pon a funcionar tus habilidades y destácate. Además de esto, fíjate en lo que el docente pide incluir en la portada. Generalmente, el título de la asignatura, la fecha, el nombre del profesor, del alumno, de la institución y sobre qué trata el trabajo son aspectos que van en la portada. Pero no la abarrotes visualmente, trata de distribuir con distintos tamaños de fuente y en distintos espacios esta información.

 

2 – Resumen del trabajo

En pocas palabras (no más de una carilla) podemos incluir en líneas generales de qué trata el trabajo a continuación.

 

3 – Índice

Puede estar en las primeras páginas o al final. El índice es una guía que ayudará al profesor y a todo el que lea nuestro trabajo a ver cómo está organizado el contenido. Es decir, titulas cada capítulo o apartado del trabajo e indicas de que página a que página se encuentra.

 

4 – Aclaraciones

Si vas a utilizar siglas, abreviaturas o símbolos, debes hacerlo de forma moderada y aclarando que significan cada una de esas cosas. Puedes hacerlo por ejemplo mediante un pie de página; al igual que las citas, que siempre deben referir al autor, el texto donde aparecen y el año de publicación.

 

5 – Coherencia en la estructura

El interlineado (de espacios 1,15 o 1,5), las fuentes, los márgenes (superior, inferior y laterales de unos 3 cm), el espacio entre los párrafos y todos estos aspectos visuales de la hoja deben tener coherencia entre sí. Cuida además el tema de no usar fuentes raras y mejor ve por las clásicas (como Times New Roman), al igual que el color (preferentemente, negro). También el papel debe ser de dimensiones cómodas (como el A4) y generalmente se pide que esté impreso en una sola faz.

 

6 – Enumeración de páginas

Si bien vas a presentar tu trabajo en una carpeta o algo que lo “proteja”, es importante que enumeres cada hoja. Esto, entre otras cosas, es fundamental para guiar el índice del trabajo.

 

7 – Tablas, gráficos o figuras

Si vas a incluir estos elementos procura que se entiendan por si solos, pero hazlo a continuación de algo que vengas explicando y no todos juntos en hojas al final.

 

8 – Conclusión

Es la otra cara del resumen del inicio. En la conclusión debes explicar, también en líneas generales, los aspectos más relevantes del trabajo y a qué se llegó mediante este.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.