text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estudio concluye que la aversión al esfuerzo es uno de los grandes problemas de la Sociedad

      
Según los especialistas, la aversión al esfuerzo podría ser causa de infelicidad y aburrimiento-Universia
Según los especialistas, la aversión al esfuerzo podría ser causa de infelicidad y aburrimiento-Universia

Una investigación publicada recientemente por Fuqua School of Business de la Universidad de Duke (EEUU), ha concluido que la aversión al esfuerzo es una tendencia creciente en nuestra sociedad. En ese sentido, el estudio constató que la perspectiva de obtener una mayor remuneración hace que la gente opte por empleos de menor esfuerzo y responsabilidad, incluso si eso implica renunciar a actividades más divertidas o interesantes. Los profesores encargados de la investigación, Peter Ubel, de Duke University Fuqua School of Business y David Comerford, de Stirling University, han explicado que esto demuestra por qué muchos jóvenes no se paran a pensar en qué beneficios obtendrían aceptando un trabajo que puede no ser remunerado, pero que les aportaría experiencia y prestigio. Comerford, por su parte, agrega que esta aversión al esfuerzo puede ser causa de sentimientos futuros de infelicidad y aburrimiento.

 

Lee también:

Reglas para enfrentar un nuevo trabajo

 

El estudio, que llevó por nombre “Aversión al esfuerzo: opciones de trabajo y su compensación, sobrepasadas por el esfuerzo” y contó con la participación de 268 personas, buscó conocer por qué la gente decide esforzarse menos, incluso si esto significa una menor satisfacción personal. Las conclusiones arrojaron que la retribución económica sería la clave de esta situación: las personas aceptan trabajos que conllevan menor responsabilidad porque piensan que no se les va a remunerar lo suficiente por aquéllos que impliquen un esfuerzo mayor.

Los problemas del “effort aversión”

Según la investigación, la aversión al esfuerzo hace que la gente se conforme con un trabajo cómodo, estable, que no le resulte muy complicado ni cansado, en el que no tenga que destacar ni sobresalir por encima del resto y por el cual le paguen una cifra razonable. En el mismo sentido, determina que cada vez sean menos los que se atreven a desempeñar funciones más arriesgadas o que suponen un esfuerzo extra. La pregunta quid sería: ¿Para qué esforzarse pudiendo vivir tranquilamente?
 
Los profesores sostienen que el problema más grave es que esto se está convirtiendo en una tendencia preocupante de nuestra Sociedad y puede que no haya forma de pararla. En ese sentido, los resultados de la investigación no fueron estadísticamente significativos como para concluir que la “aversión al esfuerzo” pueda superarse. Por el momento, el mal no parece que tenga cura.

Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.