text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Los estudiantes universitarios, cada vez con más ganas de viajar al extranjero

      
<div align=justify> Tal y como ha publicado recientemente la UNESCO, durante el año 2007 el número de alumnos universitarios que estudió fuera de su país natal ascendió a 2,8 millones, una cifra nada despreciable si tenemos en cuenta que supone un aumento del 53 por ciento con respecto a 1999. ¿Será porque los jóvenes tienen un espíritu cada vez más nómada o simplemente fruto de la casualidad?<br/><br/> Si analizamos con más detalle estos datos, constataremos -como dice el anuncio de una famosa bebida isotónica- que “el ser humano es extraordinario” y completamente imprevisible. ¿A quién se le ocurriría pensar que los estudiantes del África Subsahariana son los que tienen el mayor índice de movilidad internacional? Como lo oyes. Durante el año 2007 casi el 6 por ciento de los universitarios de esta región del planeta cursaron parte de sus estudios en otros países, mientras en el resto del mundo apenas el 1,8 por ciento salieron al exterior. ¡Y yo que siempre había pensado que europeos y estadounidenses se llevaban la palma a la hora de viajar!<br/><br/> Por países, son los chinos los que más se movilizan, con 421.100 estudiantes cursando estudios universitarios en el extranjero, seguidos a bastante distancia por indios, coreanos, alemanes, japoneses, franceses estadounidenses, malasios, canadienses y rusos.<br/><br/> Pero no solamente ha cambiado el número de personas que se marchan de sus países para completar su formación académica y enriquecer su proyecto vital. Los destinos son cada vez más variados y países como Estados Unidos -que recibía a uno de cada cuatro jóvenes- van perdiendo fuelle a favor de otros lugares más exóticos como China, la República de Corea y Nueva Zelanda.<br/><br/> ¿Y qué es lo que estudian estos nuevos nómadas y cuáles son sus destinos favoritos? Las cifras nos dicen que los estudiantes con mayor espíritu internacional son los que cursan programas de ciencias empresariales y gestión (un 23 por ciento), a los que les siguen muy de cerca los de ciencias naturales y exactas (15 por ciento). Por su parte, futuros ingenieros y estudiantes de artes y letras representan un 14 por ciento, respectivamente.<br/><br/> Pero, ¿a qué se debe esta elección? Según el estudio existe una relación muy estrecha entre las necesidades de los mercados de trabajo de los países de destino y el tipo de estudios que se realizan. Por ejemplo, los alumnos de América Latina y el Caribe optan por estudios de economía y gestión durante su estancia en Estados Unidos, para poder aprovechar estos conocimientos a su regreso.<br/><br/> Una pregunta que me ronda la cabeza es si eso de estudiar lejos de casa es igualmente habitual entre los hombres que entre las mujeres. Dado que la mayoría de los países no proporciona datos desglosados por sexos, no podemos hacer una valoración global, aunque me arriesgo a apuntar que el número de chicas va creciendo. Y a buen ritmo.<br/><br/> El caso es que, según parece, los universitarios (independientemente de su género y su origen) se animan cada vez más a pasar una temporada en otros países durante sus estudios. Sólo el tiempo dirá si se trata de una moda pasajera o forma parte de la forma de ser de los jóvenes del futuro. </div>
Tal y como ha publicado recientemente la UNESCO, durante el año 2007 el número de alumnos universitarios que estudió fuera de su país natal ascendió a 2,8 millones, una cifra nada despreciable si tenemos en cuenta que supone un aumento del 53 por ciento con respecto a 1999. ¿Será porque los jóvenes tienen un espíritu cada vez más nómada o simplemente fruto de la casualidad?

Si analizamos con más detalle estos datos, constataremos -como dice el anuncio de una famosa bebida isotónica- que “el ser humano es extraordinario” y completamente imprevisible. ¿A quién se le ocurriría pensar que los estudiantes del África Subsahariana son los que tienen el mayor índice de movilidad internacional? Como lo oyes. Durante el año 2007 casi el 6 por ciento de los universitarios de esta región del planeta cursaron parte de sus estudios en otros países, mientras en el resto del mundo apenas el 1,8 por ciento salieron al exterior. ¡Y yo que siempre había pensado que europeos y estadounidenses se llevaban la palma a la hora de viajar!

Por países, son los chinos los que más se movilizan, con 421.100 estudiantes cursando estudios universitarios en el extranjero, seguidos a bastante distancia por indios, coreanos, alemanes, japoneses, franceses estadounidenses, malasios, canadienses y rusos.

Pero no solamente ha cambiado el número de personas que se marchan de sus países para completar su formación académica y enriquecer su proyecto vital. Los destinos son cada vez más variados y países como Estados Unidos -que recibía a uno de cada cuatro jóvenes- van perdiendo fuelle a favor de otros lugares más exóticos como China, la República de Corea y Nueva Zelanda.

¿Y qué es lo que estudian estos nuevos nómadas y cuáles son sus destinos favoritos? Las cifras nos dicen que los estudiantes con mayor espíritu internacional son los que cursan programas de ciencias empresariales y gestión (un 23 por ciento), a los que les siguen muy de cerca los de ciencias naturales y exactas (15 por ciento). Por su parte, futuros ingenieros y estudiantes de artes y letras representan un 14 por ciento, respectivamente.

Pero, ¿a qué se debe esta elección? Según el estudio existe una relación muy estrecha entre las necesidades de los mercados de trabajo de los países de destino y el tipo de estudios que se realizan. Por ejemplo, los alumnos de América Latina y el Caribe optan por estudios de economía y gestión durante su estancia en Estados Unidos, para poder aprovechar estos conocimientos a su regreso.

Una pregunta que me ronda la cabeza es si eso de estudiar lejos de casa es igualmente habitual entre los hombres que entre las mujeres. Dado que la mayoría de los países no proporciona datos desglosados por sexos, no podemos hacer una valoración global, aunque me arriesgo a apuntar que el número de chicas va creciendo. Y a buen ritmo.

El caso es que, según parece, los universitarios (independientemente de su género y su origen) se animan cada vez más a pasar una temporada en otros países durante sus estudios. Sólo el tiempo dirá si se trata de una moda pasajera o forma parte de la forma de ser de los jóvenes del futuro.

Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.